El futuro del transporte público: los trenes eléctricos

Por Haiman El Troudi

En este artículo, Haiman El Troudi hace una reseña de una serie de proyectos en curso en distintos países que tienen como objetivo proponer un tipo de transporte público más eficiente en términos ambientales: el ferrocarril impulsado con energía solar.

El crecimiento de las urbes a nivel mundial obliga a repensar las ciudades del futuro. Según estudios de la Organización de Naciones Unidas (ONU), para el año 2050 el 75% de la población mundial habitará en ciudades que ocupan el 2% de la superficie del planeta. Estos núcleos urbanos serán el responsable del 90% de las emisiones de gases contaminantes.

La reformulación de los estilos, medios y formas de vida de sus habitantes abarca a todos los ámbitos de la vida cotidiana.

El desafío al que nos enfrentamos requiere de una reformulación de los sistemas de movilidad. Es un aspecto clave en las ciudades inteligentes. Grandes masas de población necesitarán desplazarse a diario por motivos laborales o actividades de ocio. Esa enorme cantidad de desplazamientos debe procurarse que sea del modo más responsable posible con el medio ambiente.

Por esta razón, las ciudades del futuro deben apostar por potenciar el transporte público de calidad y que, a su vez, no genere emisiones de gases contaminantes en una atmósfera donde viven millones de personas.

Los proyectos en curso para desarrollar trenes que funcionan con energía solar van en esa dirección. En este momento, hay algunas iniciativas destacadas en el mundo en distintas fases de desarrollo. En todos los casos, se trata de proyectos de alcance acotado, pero sin duda son un punto de inicio que resulta necesario abordar si queremos disfrutar de un hábitat en el que respirar un aire más puro.

Haiman El Troudi señala que "los sistemas de movilidad deberán adaptarse a las nuevas realidades urbanas. Diseñar medios de transporte que sean eficaces y a su vez, no contaminen el medio ambiente es un desafío impostergable."

Byron Bay – Australia

En la zona costera Byron Bay, a unos 600km de Sidney, Australia, se ha decidido darle un impulso al turismo renovando su clásico tren y convirtiéndolo en solar. El ferrocarril se había abandonado en la ciudad hace más de 10 años hasta que se decidió volverlo a poner en funcionamiento. Al principio, solo se pensó en restaurar el servicio tal y como estaba, con su antiguo motor diésel. Sin embargo, decidieron ir más allá e incorporar tecnología del siglo XXI.

Haiman El Troudi destaca que "que el tren de Byron Bay es el primero del mundo que se alimenta 100% con energía solar.".

Se trató de un doble desafío. Por un lado, mantener la estética y estilo de los vagones originales posterior a la Segunda Guerra Mundial, más precisamente del año 1949. Y por otro, reemplazar el motor que funcionaba con combustibles fósiles por uno que lo impulse el sol.

En la parte técnica, lo único que se ha modificado ha sido el techo que se ha equipado con paneles solares con una capacidad de generación de 77kWh que se almacenan en sus baterías.

También se han instalado estos mismos paneles en las estaciones por donde circula. En este sentido, uno de los mayores retos fue la adaptación de un tren de hace 70 años a tecnología de hoy.

Con una sola carga de las baterías se pueden realizar entre 12 y 15 viajes. Todos los sistemas del tren: iluminación, control, compresores funcionan a partir de las baterías.

Cuando los viajes tienen lugar de noche o cuando el día es nublado, las baterías se cargan en la red eléctrica que provienen de una fuente de energía renovable.

Este tren tiene capacidad para transportar 100 pasajeros con su equipaje correspondiente en sus dos vagones. Su recorrido es de 3 kilómetros y circula a unos 50km por hora (aunque tiene una velocidad punta de 115km/h).

Machu Pichu – Argentina

El proyecto “Tren de la Quebrada” avanzará por etapas. En su fase final unirá la provincia argentina de Jujuy con el Machu Pichu, en Perú. Se trata del segundo tren impulsado totalmente por energía solar en el mundo.

Haiman El Troudi destaca que "el tren que unirá Argentina con Perú es el primer proyecto totalmente eléctrico de América Latina y el segundo del mundo."

La primera fase de este proyecto comenzó a instalarse en 2018 y estará finalizada para el mes de agosto de 2019. Tendrá un recorrido de unos 20 kilómetros. Unirá las localidades de Volcán con Purmamarca y Maimará en la provincia del norte argentino. Tendrá una capacidad para transportar 240 pasajeros. Será puramente turístico y su velocidad será de 30km/h.

El tren realizará 3 recorridos de ida y vuelta al día, transportando unos 700 pasajeros.

Las vías del tren seguirán el recorrido del ferrocarril desactivado hace 25 años sobre el Camino del Inca que fue la primera ruta comercial en América del Sur.

Más adelante, se construirán las vías en Bolivia y posteriormente en Cusco para llegar a Machu Pichu.

Trayecto de alta velocidad París - Amsterdam

En el año 2013, una alianza, liderada por el gobierno de Bélgica y formada por un conglomerado de empresas, entre las que se encuentra la compañía que gestiona los ferrocarriles de ese país, ha inaugurado un tramo de servicio ferroviario de alta velocidad entre las ciudades de París y Amsterdam.

Se trata de una línea cuya alimentación energética se produce gracias a los 16.000 paneles solares que están instalados sobre un túnel de más de 3 kilómetros de longitud. De este modo, los trenes reciben energía de esta fuente durante unos 10 kilómetros. A lo largo de ese recorrido, los motores dejan de utilizar energía nuclear o gas para impulsar las unidades. Solo utilizan energía solar. Su utilización supone una reducción en las emisiones de CO2 en 2400 toneladas al año.

"Es la primera vez que se utiliza energía solar en un tren de alta velocidad," indica Haiman El Troudi

El desarrollo de esta infraestructura ha requerido de una inversión de casi 16 millones de euros. El gobierno belga, que ha impulsado este proyecto, quiere implementar un sistema de incentivos que fomente su desarrollo y expansión. Por lo pronto, en los últimos 3 años se estima que el costo de producción fotovoltaica se ha reducido aproximadamente un 30%.

El túnel sobre el cual están instalados los paneles solares pasa por una zona protegida de la región de Amberes, en Bélgica y fue construido evitando la tala de los árboles que ocupan ese sector.

Se trata de un proyecto embrionario. La energía generada no es mucha. Todo lo producido en un año alcanzaría únicamente para mover los 4000 trenes que operan en Bélgica durante un solo día. Pero que es un punto de inicio que permitió avanzar en otros desarrollos que se llevaron a cabo más adelante.

India

India Railway, la principal compañía de ferrocarriles de ese país, ha puesto en marcha su primer tren alimentado con energía solar. Este tren funciona en la ciudad capital, Nueva Delhi.

Ha sido un proyecto complejo. Se han instalado paneles solares en el techo de los vagones. Las formaciones circulan a una velocidad de unos 80km/h. Los paneles alimentan las baterías ubicadas en la locomotora y el excedente se va almacenando.

En este caso, se trata de un tren mixto. Es decir, los impulsa un motor diésel. Pero los sistemas de seguridad, las luces, las pantallas de información, sistemas de refrigeración funcionan con energía solar. Este cambio, supone un ahorro anual de 21.000 litros de combustible fósil. Se trata de un aporte que va en la dirección correcta para minimizar el impacto de las emisiones de CO2. No solo se ahorra dinero, sobretodo ayuda a reducir la huella de carbono y conservar el medio ambiente.

Haiman El Troudi hace hincapié "en el potencial que puede alcanzar este proyecto. Esta compañía india traslada más de 8.000 millones de pasajeros al año. Sus 11.000 trenes consumen unos 2.500 millones de dólares en combustibles fósiles en ese periodo. Hasta el momento, ya se han cubierto 50 trenes con paneles solares. Poco a poco se avanzará con los restantes."

Además de adaptar los paneles a los vagones, también se han modernizado otras instalaciones de los vagones teniendo en cuenta el cuidado del medio ambiente: se han incorporado baños ecológicos, mecanismos para reciclar el agua de los baños, sistemas para la gestión de residuos.

Los proyectos en curso completamente impulsados por energía solar tienen características en común

Se trata de recorridos no muy extensos, que van entre los 3 y los 20 kilómetros.

Las velocidades que alcanzan son bajas en comparación con los trenes convencionales.

La cantidad de pasajeros que transportan aún dista de ser una solución para las grandes urbes.

Haiman El Troudi afirma que "estos proyectos son el inicio de desarrollos más ambiciosos y eficaces que seguramente veremos en el futuro."


Canal de Youtube Haiman El Troudi